Reputación online

Con un grupo de amigas intentábamos conocer una marca de productos para el pelo, claramente motivadas por la publicidad en la tele y podríamos decir que a primeva impresión tenía un grupo de potenciales clientes.
El problema llegó minutos más tarde cuando se propuso “googlear” dicha marca. En ese momento no sólo nos encontramos con la página oficial del producto sino que cientos de comentarios a favor y en contra. Fue cuando se me ocurrió pensar: ¿Le damos importancia a nivel empresa, producto o sujeto a nuestra imagen dentro de Internet? ¿Qué clase de resultados podríamos llegar a obtener al googlear nuestro propio nombre? Gestion-Reputacion
Muchos no suelen darle la importancia que requiere la reputación online, sobre todo en el momento de vender a gran escala y por Internet. Estadísticamente los usuarios se dejan llevar por comentarios a favor o en contra que puedan encontrar y en una especie de “Boca a boca” virtual se dejan influir positiva o negativamente en relación a productos, empresas o sujetos.
¿Pero de qué manera podemos regular nuestra reputación online? ¿Existe alguna manera de poder llevar un control sobre lo que se dice o pasa? Llevar un control no es tarea difícil, siempre que se cuente con los instrumentos necesarios (claro que resultaría casi una utopía querer llevar un control del 100%). Siempre es bueno disponer de gestores de contenido que nos generen visibilidad. Al mismo tiempo es fundamental contar con una página propia acorde a la clase de mensaje e imagen que queremos dar.
Finalmente, si lo que nos interesa es poder seguir de cerca nuestro producto google alerts es una buena opción, no sólo para estar al tanto de lo que sucede sino que nos brinda la posibilidad de hacer un seguimiento de nuestra competencia directa.
De cada uno de nosotros depende decidir que clase de estrategia implementar teniendo en cuenta que todo lo que hagamos en Internet puede dar que hablar.  Si lamentablemente la reputación online actual, no es la deseada, a no desesperar hay muchas soluciones…pero ese capítulo lo tocaremos más adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *