Hiperconectados

Twitter, facebook, G+, etc, etc. Podríamos hacer una gran lista de redes sociales y diferentes funciones, aplicaciones y usos por parte de los usuarios ¿Pero nos damos cuenta del nivel de conexión que llevamos con nosotros? ¿Hasta dónde la hiperconexión comunica o deja de comunicar?  Nos encontramos en un momento en donde la interacción digital acompaña cada acción de nuestras vidas. Sólo en Twitter se emiten 5700 mensajes por segundo y a diario miles de videos son publicados en youtube (por dar unos ejemplos).
En Argentina Internet desplazó por completo al medio que historicamente llevaba las de ganar: la televisión. Ahora ambos medios se complementan y crea vínculos con los usuarios por medio de las redes sociales: es que todos estamos allí. En promedio el 75% de la población de nuestro país tiene acceso a Internet y se calcula que mensualmente se pasan 26,3 horas frente al monitor: casi parte de un fin de semana al mes.hiperconectados
La hiperconectividad no significa mayor socialización o vínculos con los otros. En realidad, el fenómeno  se relaciones con la necesidad de las personas de darse a conocer, de tomar protagonismo dentro de las redes y sentir que sus palabras, sentimientos o acciones trascienden en el tiempo. En algunos casos estar conectados hace sentir a las personas seguras sobre todo por tener acceso constante a lo sucede dentro de su comunidad virtual.
Incluso frente a esta necesidad de estar conectados, expertos aseguran que poco a poco el ciberlenguaje produce un enpobrecimiento de la lengua, modificándola y acortando nuestra manera de expresarnos con los demás. 140 caracteres parece ser el tope de conversación o planteo de ideas para muchos. Estar conectados y generar vínculos virtuales no significa comunicación muchos interacción real con los otros.
¿Nos damos cuenta del nivel de conexión constante que llevamos? ¿Hasta donde es posible? Es un buen momento para reflexionar, sobre todo teiendo en cuenta la clase de espacios de socialización que le dejamos a las nuevas generaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *